domingo, 19 de octubre de 2014

LA SALUD COMO PRIMER ORDEN

Desde hace aproximadamente 500 años, hemos sufrido en nuestro querido país toda clase de enfermedades y, en tiempos de esperanza, la cepa de la principal enfermedad, ha permanecido y desarrollado su arcaísmo para mantenerse  500 años más. Ha surgido una vacuna que combate tantas duraderas enfermedades “PODEMOS”  por lo tanto, conocemos la forma de mantenernos SANOS y dejar de permanecer enfermos.





lunes, 7 de abril de 2014

EL PALMERAL






Se puede escribir un libro, tiene todas las evidencias, el prologo es conocido he incluso el desenlace se puede inventar sobre una hipótesis probable. Y, aquella generación del 27 tomando café en la famosa cafetería de Madrid.

miércoles, 28 de julio de 2010

REGRESO A LA CORDURA cap 55



El reloj entona los tiempos y, las estancias en los senderos madurando cada cual su fruto, que de este fluyen los pasatiempos adornando a este par de caminantes con su rumbo a alguna parte. Pero el comportamiento de D.Quijote, empieza a resultarle extraño a Sancho, que atravesando el puerto de piqueras con dirección sur y camino de pinares, observa, que la postura de D.Quijote sobre Rocinante ya no es tan erguida y desafiante.

-Mi señor, ¿tenéis alguna dolencia que vuestros humores sean de mirar fijos a la tierra? ¿Acaso os resulta penoso el juego de las hormigas donde ponéis vuestra mirada fija?

-Sancho, os seguiré llamando así, y, tengo que deciros que volvemos a la tierra que nos vio nacer, que vuestra fidelidad y humildad en este tiempo yo, como loco os había prometido, ser gobernador de una ínsula, ahora que me creo cuerdo sois merecedores de de gobernar todo un reino (frases cogidas con permiso de Cervantes). Tengo que deciros y os seguiré llamando Sancho que, desde un principio me negué a tomar fármacos, debido a mis depresiones y mi esquizofrenia, tanto que decidí arreglar los entuertos del mundo entero y, es de locos, dos locos arreglar lo que duele a muchos y encontrar a la sin par Dulcinea. Tenemos que volver a nuestra tierra y, antes pasarnos por la tienda de souvenir y antigüedades de Toledo para devolverle esta magullada armadura, hasta pagársela entera por los sacrificios en los caminos, luego tenemos que devolver estos bondadosos equinos a aquella casa de alquiler, que con buen porvenir alarguemos sus paseos por toda clase de senderos. Como os iba diciendo, me negué a tomar fármacos, en otras palabras, si entendemos la enfermedad mental como una merma de la autonomía individual, todo aquello que ayude a fomentar esa autonomía actuará contra la enfermedad. Pero, ¿Qué tipo de autonomía puede conseguirse con un puñado de de cajas de medicamentos y una pensión (dado el caso de que fuera concebida) que en ocasiones no llega a los 400 euros? Y aquí se desvela el gran problema de las familias, que frecuentemente tienen que hacerse cargo del mantenimiento del psiquiatrizado. Si se cronifica una situación mediante la ingesta sistemática de psicofármacos, sin ningún tipo de intervención real y efectiva en los problemas que viven los pacientes, si se les niega un subsidio que realmente les garantice la subsistencia…¿Cómo tirar para adelante? Los psiquiátricos fueron cambiados por la química de los medicamentos, pero el problema nunca fue afrontado de raíz. ¿Por qué? Simplemente por que ese al que llaman “enfermo mental” no significa absolutamente nada para el sistema. El fallo es estructural, en un mundo que se rige exclusivamente por los criterios de la economía, el desviado, el loco, no pasara nunca de ser un error, un elemento que debe situarse al margen de la comunidad y el mercado. El único interés que realmente podemos suscitar los psiquiatrizados es el que despierta nuestra capacidad para engullir fármacos. Por lo general no solemos ser buenos trabajadores ni grandes consumidores, y somos lo suficientemente pocos como para que nuestra capacidad de voto que mayoritariamente, y con mejor criterio que la sociedad “sana” no solemos ejercer, valga algo.

-Yo también os seguiré llamando D.Quijote, y también tengo que contaros la causa de compartir con vos estas aventuras.

-Perdona Sancho, tengo que seguir el hilo de la madeja para no perderme y me coja el toro minotauro como hizo Teseo en la antigua Grecia……. como os iba diciendo, sabemos que estas afirmaciones son desoladoras, pero al menos son honestas y sinceras, la situación de los sujetos diagnosticados con enfermedad mental en el seno de una sociedad en la que todo se organiza alrededor del dinero siempre será penosa. Y en el caso de que se decida arañar al Estado algún tipo de reforma y ayuda, si lo que se busca es el beneficio del paciente y la mejora de sus condiciones de vida , nunca se debe pasar por pedir a un juez que la policía le obligue a tomar pastillas por la fuerza. Parece mentira que una perogrullada de tal calibre se nos ocurra a nosotros, pobres desviados de la norma y tarados mentales, antes que a toda esa gente inteligentísima y bondadosa que dice velar por nuestros intereses. Ahora bien, la gente que aún no ha perdido el velo de la ingenuidad y que todavía cree que este es “el mejor de los mundos posibles” preguntará: ¿Cómo puede una sociedad que se proclama a viva voz democrática y garante de libertades, permitir la anestesia química y el abandono de quienes sufren mentalmente? Muy sencillo: buscando una coartada, asumiendo como propia una teoría que la exculpe de manera definitiva de todos sus errores y males. Si quien sufre no lo hace porque este mundo en inhabitable, sino porque tiene un desajuste bioquímico y se descubre alguna sustancia para subsanarlo, el problema habrá quedado prácticamente resuelto. Si además disponemos de “algo” en nuestros genes que nos empuja hacia la depresión o el delirio, la culpa recaerá en la naturaleza y no en una sociedad que ha hecho de la existencia un tiempo muerto en el que los hombres y las mujeres no deciden prácticamente nada sobre sus condiciones de existencia. En términos pedantes, esta teoría se llama biologicismo, y en el campo de la psiquiatría, que es el que nos ocupa, psiquiatría biologicista, y viene ha decir que lo que les pasa a nuestras escacharradas cabezas nunca tiene nada que ver con nuestra infancia, nuestras relaciones, nuestros miedos, nuestros asquerosos trabajos o nuestras casas de mierda. Se trata pues de una lotería… en el caso de la esquizofrenia, ese maldito 1%. Tu enfermedad, tu dolor, se debe de manera exclusiva a una cuestión de probabilidad; ser uno entre cien. Y, ahora Sancho bien nos vendrá tomar un trago, parando en esa fuente que llaman Rotaria, que me he quedado seco el gaznate.

-Bien vendrá para que beban nuestros animales y, poder contarte este que decidió llamarse Sancho, el motivo de compartir estas aventuras y que no me arrepiento. Verás, como bien sabes tengo una familia, y un día notándome un bulto en el pecho fui al medico, el diagnostico final fue cáncer de mama, muy extendido y con escasas esperanzas de cura por lo avanzado y lo desgarrador que resulta este tipo de cáncer en los hombres, aún recuerdo como esperando mi cita en admisión, una enfermera sin mirarme a la cara, me preguntó cuando tuve por última vez la regla. Calculado el tiempo que me quedaba en esta tierra, decidí conocer parte de España, hasta de arreglar entuertos con usted, con permiso de la familia, de tal forma que me sentí ser el personaje de Sancho y yo a usted lo he visto como al mismísimo Don Quijote de la Mancha y, con esa premisa me despediré de este mundo.

-Me parece haberte visto en televisión contando tu caso Sancho.

-Así es Maestro, fue una forma de saludar a todas las personas conocidas y enviarles un fuerte abrazo.

Y, así, el resto del camino que les llevaba a sus estancias, sobre el cielo, en la despedida del sol, algunas nubes salteadas, una de ellas sonreía, era la viva imagen de Miguel de Cervantes, fundiéndose esta imagen en el horizonte junto con D.Quijote, Sancho, Rocinante y Asno.




Aquí, termina esta aventura, que con todo el cariño del mundo, dedico a todos mis lectores.




martes, 6 de julio de 2010

DON FERMÍN cap 54



Siguiendo la ruta jacobea, de oeste a este, estos incansables peregrinos se acercan a la comunidad de Navarra, justo el día de San Fermín, observan como cientos de personas se dirigen a un mismo lugar, plaza del Ayuntamiento, D.Quijote y Sancho con sus equinos se ven arrastrados por la gran marea de masa humana.

-¡Mi señor! Estas gentes, bien mayorcitas han decidido celebrar sus primeras comuniones y, por un pañuelo rojo al cuello hayan cambiado por penitencia el rosario.

-Sancho, donde se dirigen estas gentes, nos resolverá la gran novedad de esta ola humana.

En pocos minutos se vieron en medio de la plaza del Ayuntamiento, eran de los pocos que sobresalían montados sobre sus equinos del resto de la muchedumbre, que de pronto todos irrumpieron a cantar.

“¡¡¡¡ Uno de enero”

“Dos de febrero”

“Tres de marzo”

“Cuatro de abril”

“Cinco de mayo”

“Seis de junio”

“Siete de julio San Fermín !!!!……… y un largo etc, etc.

-Ahora entiendo mi señor, como todos no caben en la iglesia, celebran las comuniones en esta explanada y hacen sus rezos con la música de la tabla de multiplicar, de paso también fiesta del botellón.

-Extraña comunión la de este oleaje humano, Sancho.

-Mire mi señor, que por el mismo precio aprovechan para hacerse los primeros bautizos, con esas botellas, como manda la santa madre Iglesia.

Y, de pronto suena el chupinazo, cientos de botellas se descorchan, llueve champán, zurracapote, cerveza y otras lisonjas sobre estos caballeros, el griterío es atronador, como los movimientos de los celebradores.

-Mi señor, parece que tendremos fuerte marejada a gran oleaje, que esta marea ya, nos lleva a deriva.

-Como podéis observar Sancho, una a una se han sumado estas gentes que, en su totalidad su fuerza nos vence como una riada, pero el arquitecto sin duda dibujo los caminos y paradas, veamos donde nos lleva y si advertimos peligros, el improvisar con rapidez la afrenta.

-Si si, aprovechemos la fuerza de esa riada, cojamos la diagonal, pues la mejor contracorriente y siendo de locos, es seguirla que aprovechando el empuje sorteamos el margen derecho o izquierdo de ese río y con su riada, evitando los auxilios del boca a boca con la de enfermedades que hay contagiosas, mi señor.

Y, en ese transcurrir de calles cuando el sol peinaba la tarde, desde uno de aquellos bares se oye….

-¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOL DE ESPAÑA!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOL DE PUYOOOOOOOOOOOOOL!!!

El personal da gritos de alegría, tanto que se suben al caballo de Rocinante y al burro, acompañando a sus veteranos jinetes, curiosamente dos californianos que vienen cada año a pasar estas fiestas, poniéndose de pie en los equinos y arrojándose al personal en plancha y así un rato largo sin poder evitarlo, fueron invitados a beber tanto a D.Quijote como a Sancho, todo era una locura, pero supieron guardar la compostura hasta el día siguiente en la carrera de los encierros. Detrás de una de aquellas barreras, en la calle estafeta estaban posicionados y sobre sus equinos D.Quijote y Sancho que, ven como un grupo de aquellos jóvenes y otros no tanto que hacían su primera comunión, compraban el periódico, después lo liaban y comprimían dirigiéndose calle arriba.

-Mi señor, ¿Qué pensáis que estos comuneros piensan de hacer con esos periódicos?

-Sancho, como veis son de esta vida disciplinados y con esos periódicos que han comprimido y compactado por una sarta de mentiras en sus páginas imprimadas que, se las harán tragar a un grupo de políticos que cerca estén merodeando.

Y, minutos después suena un cohete, un ligero silencio acompañado seguidamente de un tropel de carrera por los corredores del encierro calle abajo. D.Quijote y Sancho, en su sitio privilegiado montados en sus equinos y detrás de la barrera…..

-¡Mi señor! esos jóvenes vienen en tropel con sus periódicos calle abajo, parece que esos políticos no se andan con chiquitas, pues estos jóvenes van con el semblante miedoso y preocupados.

-Así es Sancho, y fijaos bien quienes son sus perseguidores, por un encantamiento maléfico van disfrazados de toros.

-Y, ¡que cuernos amenazantes, con caras de no perdonar las vidas!

Ya, lejos de allí…….

-Mi señor, ese Don Fermín tiene que ser un buen sindicalista, por los seguidores y cánticos y plegarias de todos los comunioneros.

-Sancho, si no recuerdo mal, este señor Fermín también es de madera.

(“Dedicado a mi padre, se marchó con la primavera” ……..desde esa otra dimensión envíame señales para seguir navegando en esta )




lunes, 24 de mayo de 2010

BOFETADAFUMEIRO cap 53


Después, de que Rocinante y su compañero rucio acabaran sus más que tareas, dóciles y mansos se prestaron para ser montados por Don Quijote y su servidor Sancho, dirigiéronse hacia el sur por la misma costa gallega y, siguiendo por la misma playa aireándose con la brisa del océano atlántico. Pronto advirtieron que una gran mancha de crudo petrolífero, cuya dimensión se perdía en el horizonte, arrastrada por las mareas desde el golfo de Méjico, donde se produjo un fatídico accidente.

-Mi señor, estas aguas, de su verdor y azulado claro nos las ha de han cambiado por la del calamar en su tinta y como el chocolate espesado.

-Sancho, sin duda es un encantamiento por la mano del vil y agónico prestidigitador insaciable monstruo que se disfraza de ser humano. Cuanta maldad, no puede caber en un solo corazón, ha de ser sin duda un monstruo donde si caben todas las maldades.

Pero, ante un día claro de sol, pronto se iban a aunar otras sorpresas. Una nube entre grisácea y negra cubría el alto cielo, anulando la luz del sol y dejando entre dos luces el día. El cráter de la isla Islandia seguía arrojando hacia el cielo todo lo que la tierra en su seno químico producía más cenizas, las corrientes de aires habían traído hasta Galicia.

-Pues de ese prestidigitador tiene que ser un gran monstruo, por que además de pintar el mar de tinta de calamar, los cielos los cubre con telares viejos, haciendo a capricho lo que antes era el día, al instante como en el teatro lo viste de noche para que todos los gatos se confundan pardos, haciendo toda clase de negocios que los tributos a las haciendas les pille en los mejores sueños.

-Sancho, tenemos que buscar el origen de tanto desastre, el planeta es redondo, que no hagan con el un negocio, al igual que la ignorancia son puntos negros, devolvamos la luz del sol, hagamos esa afrenta que, como caballero andante me corresponde y tu amigo Sancho en los preparativos sírveme como te corresponde y dicen los mandamientos del servicio de los escuderos. Busquemos, el origen de estos desastres, hagamos justicia para los más inocentes.

-Si, si, busquemos una aguja en un pajar, y, pajares no se ven, buena pista será que donde se vean vacas, cerca se halle ese pajar, pero que si vemos a los vaqueros le podremos preguntar.

-Sancho, esto no tiene pinta de ser negocio de ganaderías, no perdamos tiempo en refranillos y se nos valla toda fuerza necesaria por la boca. Tenemos que seguir una pista.

Y, dejaron la ribera de playa, adentrándose por unos pinares, dirección por donde los escasos rayos del sol les alumbraban.

-Sancho, el sol que es todo soberano, con sus escasos rayos nos alumbra el camino que hemos de seguir para amedrantar esta grande afrenta.

Siguiendo y guiados por el sonido de campanas, aparecieron en la catedral de Santiago.

-Mi señor, cuanta de gente haciendo fila y, con vestimentas estrafalarias, algunos con sombreros y todos con una concha de vieira colgadas del cuello o puestas en los sombreros variados. Sin duda tiene que ser esa concha de vieira, servir de contraseña para pasar y enseñar a los gorilas de la entrada. Estoy seguro que aquí hoy da un concierto Lady Gaga.

-Sancho, no se, si será concierto, pero veamos que es lo que le atrae a estas gentes, a reunirse en un día ciego y el mar desdibujado en su desnaturalizado lienzo.

Naturalmente, muchos eran peregrinos con ropas cortas de boy scout, otros con capas y sombreros imitando al apóstol Santiago. Sancho en uno de aquellos tenderetes cogió un par de conchas de vieira, aprovechando el descuido del señor que las vendía, para según el, acceder al presunto concierto. Apeados Rocinante y asno en una verja, caballero y escudero se pusieron en la fila……….llegando a la entrada.

-Mi señor, tal tiene que ser el concierto que, los gorilas de la puerta que cogen contraseñas, hayan aprovechado para ponerse en primera fila.

-Veamos pues que habas se cuecen dentro de estos pilares.

Una vez dentro con todo el personal expectante, observan como unos clérigos empiezan

a mover el botafumeiro, desprendiendo una gran masa de humo y haciéndolo correr como un péndulo. En esto que Sancho observa como a unos guiris despistados, por detrás unos profesionales de lo ajeno le abren la mochila sacándoles la cartera.

-¡Mi señor!- - ¡Veis lo que yo veo!-

-¡Sí! ¡Sin duda Sancho! –Se han confabulado con ese humo que juega al despiste, con asaltadores de montes y caminos, los pastores reúnen los rebaños para con mayor facilidad esquilarlos.

Y, como almas que pierde el diablo, D.Quijote da un salto, se cuelga de aquel botafumeiro descolgándola y empotrándose este con la mesa de celebraciones, D.Quijote por la inercia queda sentado junto al apóstol Santiago. Al mismo tiempo Sancho con un jarrón con flores, hecha el agua sobre el botafumeiro eliminando el espeso humo y replicando el de la triste figura.

-¡¡¡¡QUE AQUELARRE SE CELEBRA EN ESTA HACIENDA, QUE IMITE LA CEGACION DEL SOL, CUANDO LA VERDAD ES CLARA Y TRANSPARENTE!!!!!!!!

-Eso, eso, mi señor, que este lamparón en vez de clarecer el día nos da la noche y con pestilentes humerales como si ya no tuviéramos bastante.

Atónitos quedaron cardenales, obispos y, otras autoridades sin capacidad de reacción.

-¡¡ESTE MUÑECO DE MADERA Y SIMULADO LE PONEIS DE VIGILANTE!!

¡¡SABIENDO QUE NUNCA OS DENUNCIARÁ!!

Y, de la misma forma que entraron, se marcharon por donde habían entrado, alejándose del lugar con sus equinos y otros destinos. Mientras tanto, tuvo que pasar media hora para que celebradores y público pudieran reaccionar. Las corrientes de aires habían alejado y despejado el cielo compostelano.

-Sancho, de momento el cielo esta despejado.

-Es que una mente, estando despejada sus ideas tengan que estar claras.

En la prensa, al día siguiente ; “Dos guiris borrachos interrumpen la celebración compostelana”.



martes, 13 de abril de 2010

EN TIERRA Y, FIRMES cap 52


En otro lugar, aldea de pinares y laderas, cerca de donde salieron los intrépidos astronautas sin licencias. Se hallaban Rocinante y su compañero de viaje rucio, y siendo primavera, cuando en los trigales verdes revientan las amapolas rojas y las amarillas margaritas gritan, en tierras de campiña, tales sensaciones no pasan desapercibidas en toda nuestra geografía, sintiéndose aludidos nuestros singulares equinos Rocinante y su compañero rucio, pues no se aburrían y bien saciados con los abundantes pastos verdes que ofrecía Galicia.

A Rocinante, le vinieron a su rico olfato, algo más que olores primaverales del campo, y se acercó a tal motivo; cinco yeguas percheronas, todas bellas y hermosas con ganas de retozar, la ocasión se pintaba calva, con sus señales de rabos en alza, enseñando cada una la hoguera de sus vanidades. Rocinante, no se lo pensó y, montando una tras otra con el ritmo de música que mandan los mandamientos, con buen tino, mucha experiencia en kilometrajes y sin miedo a enseñar el tacómetro.

-HI, HI, HI, HI; - Decía una.

-HE, HE, HE, HE; - Decía otra.

-HUAS, HUAS, HUAS; La tercera, y así el resto.

A Rocinante, el paraíso, sin duda tenía el color del paisaje verde. Un anciano que pasaba con su burra por dicha zona, viendo el tal panorama y, aprovechando que dicha burra estaba en celo, que dicha especie de asnos estaba en vías de extinción, a diferencia de otros asnos de dos patas de raza gurtel-ano, que habían crecido como el sarampión.

Este anciano quiso enriquecer su legado, acercó la burra por nombre mambruna, al rucio, este empezó a olisquear a la burra. Hacía nueve primaveras que el rucio no olía esa clase de aroma que le supo a rosas, el rucio montaba a mambruna por el cuello, por el costado, todo ofuscado y finalmente al igual que el anciano, este determinó de hacer de mamporrero y,………..

-¡Me caguen dios carallo!! ¡¡Si yo tendría tu edad!!.......... tienes incrustado el queso de Cabrales como la escayola en el techo.

Una vez acertada la diana, mambruna complacida, al rucio se le abrieron los ojos de par en par, se sintió servido y alagado como un rey, finalmente, hasta recitando poesía.

-¡¡HI HA, HI HA, HI HA!!.........

Mientras tanto D.Quijote y Sancho se acercaban al puerto pesquero de La Coruña por la ria.

-Mire, señor D.Quijote, a su derecha y vea, esa es la famosa torre de Hércules. Como puede ver sigue estando en su sitio, por lo menos desde dos mil años nadie la ha movido de sitio.


-Capitán, agradezco su bondadosa hospitalidad, pero he de decirle y perdone las abundantes metáforas, que entre estar y no estar hay un mundo, pero estando y en el mismo mundo, las intenciones de enderezar entuertos, ennoblecen los corazones.

-Creo, y se lo digo sinceramente, es que deje la literatura, dedíquense a trabajar, entreténganse en algo de provecho.

-Mi señor, dígale lo de ese juez que de tan provechoso es su trabajo, que al llegar a los asuntos de la cartera, ahora lo quieran echar y enchironar.

-Sancho, la maldad que es madre de todos los males, y estos sus hijos se unen en aquelarre para entregarle al diablo en forma de presente.

-¡Claro! Los aquelarres se dan unos festines de santo padre.

-Castro, en cuanto lleguemos a puerto, acércalos a ese lugar donde dicen que han dejado al caballo y al burro, tengo ganas de quitarme esta pesadilla.

Y, así fue, Castro los acercó con su coche a ese lugar, con muchas ganas de regresar y quitarse aquel muerto. Llegados al lugar se encontraron con la fiesta, que el mismo contramaestre Castro servía de testigo, si aquellos equinos enlazaban matrimonios, pero no quiso firmar, marchándose rápidamente deseándoles mucha buena suerte.

-¡Hay! mi rocín que ese anciano picaron me lo pervierte y me lo pierde, robándole todas sus voluntades.

-Sancho, además de ser primavera estos animales se manifiestan en toda su naturaleza.

-Pues su Rocinante es un buen manifestante, tanto que mete y arremete como el Messi-as en el campo verde.




lunes, 29 de marzo de 2010

PERCEBES cap 51



Rodeados de tan singular fauna marina, y muy sorprendidos por tales circunstancias, suspendidos en una capsula metálica, no acertaban a deducir los finales de sus suertes.


-Mi señor, estos de animalejos no nos quitan ojo de encima, y no tenemos ni comida en sobres para peces de pecera.


-Sancho, es fenómeno extraño que tanto animal haya venido sin avisar de nuestro encuentro, como que ahora nos veamos sobre lo que queda del caballo que, nos subiera a los cielos, tan falso como Clavileño el Aligero.


-Por lo menos aquel caballo muy a pesar del ruido nos devolvió al mismo sitio y en la tierra. Que deste haya echo cursillos acelerados, dándonos de un brinco, de la tierra pasando por los aires y cayendo en estos mares.


Un acontecimiento se viene a dar en esas latitudes, un barco mediano se aproximaba en la dirección de esta pareja de aventureros y rodeados de gran número de fauna marina. Se trata de un barco de pesca que regresa de las islas Seychelles con media carga de atunes rojos con dirección a puerto de La Coruña.


-¡Capitán! ¡Capitán!-


-¿Qué pasa Castro? No me des estos sustos que ya dejemos la faena hace tres días en las costas somalíes.


-Mire Capitán, a babor un gran número de ballenas y otros peces variados se arremolinan alrededor de unos náufragos.


-Increíble, nunca había visto nada parecido, tenemos la pesca al lado de casa y vamos a pescar a las quintas leches. ¡Nos dirigimos hacia allí, Castro!


-¡Venga, venga preparen redes! ¡Se acabó la fiesta, a menearse coño!


En dicho barco llamado Esperanza, solo el capitán y Castro eran españoles, el resto; dos marroquíes, un coreano, tres nigerianos, un chino cocinero, dos rumanos, un portugués y dos ucranianos formaban la tripulación de pescadores. Pero a medida que el barco pesquero se acercaba, las familias de peces y ballenas se perdían en las profundidades. Todas las redes echadas al agua, fuéronse acercando hacia donde se encontraban D.Quijote y Sancho sobre aquella capsula que por fuerza del oleaje entraba agua a su interior.


-¡Pero donde coño están los peces!


-Anda Castro, subid a bordo a ese par de robinsones, que tienen el mismo color de las berenjenas.


-¡Veis Sancho como la esperanza es lo ultimo que se pierde! Ella sola ha venido a buscarnos.


-Si, mi señor, como un grajo blanco que encuentra dos gusanos en sus meriendas.


Una vez a bordo, D.Quijote agradece tales gestos al igual que Sancho.


-Mil gracias, tenga usted por buen samaritano mayordomo de la señora que recupera en los últimos alientos a los perdidos en las derivas de este océano.


-Si, si, yo y mi señor, estamos agradecidísimos de que con nosotros se de hayan tropezado, que los tropezones en tazones conocen sus finales, y nosotros sabiendo que la esperanza se de pinta verde, como el heno guardado y este seco, en un pajar asegura los alimentos de equinos, cabras y borregos en los fríos inviernos.


-¡Qué! Castro, me parece que el sol le ha tocado la azotea a nuestro comandante Cousteau y a su marinero de agua dulce a bordo de su nave Calypso. Acompáñalos al comedor, que merienden algo y luego les pediremos explicaciones.


-Si, Capitán,--


-Sancho, fijaros, este sin duda es el capitán general de los siete mares, ha ido recogiendo náufragos de todas las razas. Acción que ennoblece a tan altos caballeros.


-Si, y de me parece que le haya echo contratos en las faenas de la pesca por los manejos de las redes.

Dirigiéndose al comedor y guiados por Castro, este, impaciente y curioso.


-¿Qué es esa nave en la que iban agarrados como los percebes a las rocas?


-Es lo que queda de la noble torre de Hércules, buen mozo, que el rey Marte de cuajo arrancó con un fuerte estornudo, lanzándonos por los aires y, que luego el Tritón mandó a todo su ejército marinero.

Permítame mi señor esta explicación como escudero.


- Bueno, bueno, ahora se toman una sopita caliente y verán que bien….




мι ℓιѕтα ∂є вℓσgѕ